El balance de blancos explicado

Qué es el balance de blancos en fotografía y cómo ajustarlo

El balance de blancos en fotografía puede parecer complejo al principio, pero se puede entender fácilmente con buenos ejemplos. ¿Qué es el balance de blancos y por qué es importante? ¿Cómo se relaciona con el color y la luz? Veremos todo esto en profundidad en esta guía.

Una clave importante para comprender el balance de blancos en fotografía es conocer la diferencia entre los distintos modos disponibles para saber cuándo usar un balance de blancos automático o manual. Veremos eso, y aprenderás cómo ajustar el balance de blancos en la cámara, algo sencillo ya que todas las marcas usan los mismos iconos y ajustes semiautomáticos o presets de balance de blancos.

Por último, finalizaremos con algunos ejemplos de balance de blancos para poner todo en práctica. Muchos fotógrafos se pasan años utilizando solamente el balance de blancos automático, pero podrás ver como ajustándolo se pueden aumentar enormemente las posibilidades creativas.

Te aseguro que todo esto es más fácil de lo que parece y que de aquí al final de este tutorial sobre el balance de blancos en fotografía podrás saber qué balance de blancos utilizar a la primera.

  1. ¿Qué es el balance de blancos en fotografía?
  2. Cómo ajustar el balance de blancos en la cámara
  3. Cuándo usar el balance de blancos automático o manual
  4. Balance de blancos en Photoshop y la edición
  5. Ejemplos del balance de blancos en fotografía

CONSIGUE GRATIS TU EBOOK PARA 
DOMINAR LOS CONCEPTOS BÁSICOS 

¡20 LECCIONES Y +80 PÁGINAS CON EJEMPLOS, INFOGRÁFICOS, CONSEJOS, Y MÁS!

¿Qué es el balance de blancos en fotografía?

El balance de blancos en fotografía es un ajuste que la cámara hace para que los colores de tu imagen se vean de forma natural sin verse afectados por el color de la fuente de luz de la escena.

De forma sencilla, al ajustar el balance de blancos, intenamos que las partes de nuestra imagen que son blanco puro, se vean realmente blanco y no de un color más cálido o frío debido al color de  la fuente de luz. 

En fotografía, a menudo trabajamos con la luz natural como fuente de luz ideal. Sin embargo, no toda la iluminación es neutral como sucede con la luz natural del día. Cuando fotografiamos en interiores, exteriores (en condiciones sin luz de día) o en entornos de iluminación mixta, los cambios en el tono de la luz afectarán a los colores de nuestra foto. El balance de blancos es importante porque, sin él, los colores en tus imágenes mostrarán tonos cálidos o fríos que no se corresponden con la realidad (algo también conocido como dominante de color o «color cast»).

Qué es el balance de blancos en fotografía

Nuestros ojos y cerebro funcionan muy bien filtrando y eliminando los tonos no naturales. Sin embargo, una cámara digital captura la escena de forma diferente a como la ven nuestros ojos, y la imagen resultante puede no parecerse a lo que estamos viendo. En resumen, el balance de blancos de una imagen compensa la temperatura de color de la luz que hay en el entorno.

Para entender el balance de blancos en fotografía, necesitamos aprender los conceptos básicos sobre el balance de blancos y la temperatura de color.

Balance de blancos y temperatura de color

El balance de blancos y la temperatura de color están muy relacionados. La temperatura de color se define en Kelvin; una escala utilizada para medir la temperatura de color de una fuente de luz específica. La nomenclatura para describir los Kelvin en el balance de blancos es simplemente «K». Muchos fotógrafos también los llaman coloquialmente «grados Kelvin».

La temperatura de color es una propiedad física de la luz, y cada fuente de luz se identifica con una temperatura de color distinta.

Por ejemplo, la luz de las velas y el tungsteno son muy cálidos en cuanto a temperatura de color, con valores entre 1500-3000 K. La luz fluorescente se situaría alrededor de 4000-4500K. La temperatura de color de la luz del día es relativamente neutra a 5000-6500 K y, por lo general, será la mejor opción para disparar en exteriores. Sin embargo, si el cielo se nubla, es posible que tengamos que ajustar el balance de blancos nublado alrededor de 7500 K para compensar agregando calidez a los tonos azules.

balance de blancos y temperatura de color

Los ajustes de temperatura de color y balance de blancos en la cámara pueden ser un poco contradictorios. Cuando el balance de blancos está en automático, tu cámara compensa automáticamente la temperatura del color. Sin embargo, si quieres que tu imagen se vea más fría, deberás seleccionar una temperatura de color más cálida y viceversa para que tu cámara pueda compensar con la temperatura de color opuesta. Más abajo te enseñaré esto con unos sencillos ejemplos de balance de blancos para que no te quede ninguna duda.

Como puedes ver, toda esta relación hace que la temperatura del color sea una parte fundamental para entender el balance de blancos en fotografía.

Cómo ajustar el balance de blancos en la cámara

El ajuste del balance de blancos en la cámara ayuda a que podamos tener colores más reales en nuestras imágenes. El balance de blancos automático es la opción más común, pero hay más opciones disponibles.

A veces, en situaciones complejas es necesario utilizar el balance de blancos manual. Afortunadamente, la mayoría de cámaras incluyen diferentes ajustes de balance de blancos manuales para poder afinar tus colores y ahorrar tiempo en la edición posterior.

Balance de blancos automático: AWB en la cámara

El balance de blancos automático (también conocido por las siglas «AWB» en la cámara) es el que más se suele utilizar en fotografía. Podemos definir el balance de blancos automático como el ajuste que permite a la cámara decidir cúal es el mejor balance de blancos y temperatura de color para una escena determinada.

Las cámaras digitales funcionan muy bien ajustando el balance de blancos de forma automática cuando la temperatura de color se sitúa entre los 3200-6500 Kelvin. En otras palabras, son muy precisas al seleccionar la mejor temperatura de color entre un balance de blancos cálido en interiores y en exteriores con luz diurna; el tipo de luz con los que suelen trabajar la mayoría de fotógrafos.

balance de blancos automático en fotografía

El balance de blancos automático de la cámara rara vez elige un balance de blancos inadecuado, a excepción de situaciones de luz más difíciles que veremos en breve.

Presets de balance de blancos: balance de blancos semiautomático

El balance de blancos semiautomático (o «presets» del balance de blancos) es perfecto para situaciones donde un solo tipo de luz domina la escena. Cada uno de los preajustes del balance de blancos en la cámara tiene un símbolo que te ayudará a seleccionar la configuración necesaria más rápidamente y a ajustar el mejor balance de blancos en tu imagen.

Los símbolos del balance de blancos utilizados por la mayoría de los fabricantes de cámaras incluyen una nube para cielos nublados o una bombilla para iluminación interior (balance de blancos tungsteno). El sol es siempre el balance de blancos de luz de día y el balance de blancos con luz fluorescente suele ser una imagen de una lámpara fluorescente.

Balance de blancos semiautomático

Balance de blancos manual – Ajuste de balance de blancos personalizado

El balance de blancos automático y semiautomático funcionan bien en la mayoría de las situaciones. Sin embargo, también es importante saber cómo usar la configuración manual del balance de blancos. Estas herramientas ayudan a conseguir la mejor precisión posible en el color de la imagen, especialmente en situaciones de luz complejas.

Hay dos tipos de ajuste de balance de blancos personalizado: bien usando una carta/tarjeta de grises o superficie neutra para calibrar el equilibrio de blancos en la cámara o bien seleccionando manualmente un número Kelvin.

balance de blancos manual

Los fotógrafos de estudio a menudo utilizan las cartas/tarjetas de gris neutro para ajustar el balance de blancos manualmente cuando es necesaria una reproducción del color muy precisa, como en la fotografía de producto. Para ello, lo único que hay que hacer es seleccionar el balance de blancos personalizado y luego tomar una fotografía de un objeto blanco neutro para ajustarlo.

La segunda configuración manual del balance de blancos se realiza ajustando directamente la temperatura del color. Como mencioné anteriormente, esto es un poco contradictorio. Recuerda que cuanto más alta es la temperatura del color, más fría es la escena en cuestión. Al ajustar manualmente el balance de blancos y la temperatura de color, la cámara contrarresta el tono dominante con su temperatura de color opuesta.

Por ejemplo, una configuración manual de 8000K le indica a la cámara que tiene que sumar tonos cálidos para generar un balance de blancos neutro a la luz del día. Por el contrario, si queremos que nuestra imagen se vea más fría, debemos seleccionar un balance de blancos más bajo alrededor de 3200 K, algo que generalmente hago para fotografiar la Vía Láctea.

Si no estás seguro de qué balance de blancos usar, mi recomendación es comprobar la previsualización de los cambios en la pantalla de tu cámara para tener una idea de cómo cambia la temperatura de color al ajustar el balance de blancos.

Cómo ajustar el balance de blancos en cámara

Como fotógrafo, aunque utilices el modo automático por defecto, tienes que conocer todos los ajustes del balance de blancos, por lo que es necesario no solo conocerlos sino también practicar con ellos. Ahora que ya sabes cómo funciona el balance de blancos en fotografía, vamos a ver cuándo usar cada uno de estos modos.

¿Cuándo usar el balance de blancos automático o manual?

Utilizamos el balance de blancos en fotografía para garantizar que no tengamos dominantes de color no deseadas (o para añadirlas de forma creativa). Pero, dados los ajustes que tenemos, ¿cuándo debemos usar el balance de blancos automático o manual?

Cuándo usar el balance de blancos automático (AWB)

El balance de blancos automático es la herramienta que usarás en la mayoría de situaciones. Las cámaras modernas trabajan muy bien ajustando el balance de blancos correcto para cada escena. Sin embargo, cuando la temperatura de color es más cálida que 3200 K (tungsteno) o más fría que 6500 K (luz del día), el balance de blancos automático puede que no funcione tan bien.

En estas situaciones, lo mejor es seleccionar un preset o ajuste de balance de blancos semiautomático. Sin embargo, ¿qué pasa en las situaciones en las que no lo tenemos del todo claro?

balance de blancos automático o manual

El balance de blancos automático es el modo utilizado en la mayoría de situaciones

Cuándo usar el balance de blancos manual

Al decidir entre balance de blancos automático o manual, debemos prestar especial atención a la luz de la escena.

Por ejemplo, es mejor usar el balance de blancos manual cuando en la escena existen varias fuentes de luz con distintas temperaturas de color. Si tenemos una escena interior iluminada con luces cálidas incandescentes donde también entra luz del día con un color más frío por la ventana, es posible que la cámara ajuste el balance de blancos automático de forma errónea. Lo mismo sucede si fotografías de noche con tonos fríos en el cielo y tonos cálidos provenientes de farolas o luces de la calle.

Uno de los mejores ejemplos para ilustrar esto sucede al fotografiar la aurora boreal, donde el color verdoso/amarillento de la aurora contra el cielo con color frío puede «volver loco» al balance de blancos de la cámara.

equilibrio de blancos manual o automático

Se recomienda usar el balance de blancos manual cuando hay diferentes luces con temperaturas de color distintas

La fotografía que conlleva múltiples exposiciones o apilamientos es un caso especial donde es mejor usar un balance de blancos manual. Cuando fotografiamos un paisaje usando varias exposiciones (técnica de «bracketing»), o realizamos una panorámica, necesitamos realizar varias tomas de la escena. Si dejas el  balance de blancos en automático, la cámara puede ajustar la temperatura de color de forma diferente para cada exposición o foto dentro del encuadre. Esto puede hacer la edición posterior mucho más difícil, por lo que en estos casos siempre es mejor utilizar el balance de blancos manual.

Qué balance de blancos usar

El balance de blancos manual es muy importante para fotografiar panorámicas

Por último, otra razón para usar el balance de blancos manual se da cuanto tu escena no contiene tonos blancos o grises neutros. En estos casos, la mayoría de fotógrafos prefieren usar el balance de blancos manual y las tarjetas de grises al hacer fotografía de estudio. La fotografía de producto, los retratos de estudio y la fotografía de moda dependen en gran medida de la precisión de color perfecta que permite el balance de blancos personalizable.

¿Cómo cambiar el balance de blancos en la cámara?

Este es el momento perfecto para sacar el manual de instrucciones de tu cámara, ya que, como te cuento en esta guía de configuración de cámaras digitales, cambiar el balance de blancos depende de la marca y modelo de tu cuerpo.

El ajuste del balance de blancos en cámaras de iniciación se suele hacer navegando en los menús dentro de la cámara. Ya que el balance de blancos automático funciona tan bien la mayoría de veces, los fotógrafos que se están iniciando no necesitan un botón específico para el balance de blancos. Por ello, hay menos opciones para configurar el balance de blancos en cámaras básicas.

Por otro lado, el balance de blancos en cámaras avanzadas es más fácil de localizar, ya que es un ajuste al que los fotógrafos profesionales necesitan tener acceso inmediato. Si utilizas una cámara avanzada, es muy probable que tengas botones de balance de blancos en el propio cuerpo de tu cámara. Estos botones en la mayoría de los modelos avanzados dan acceso instantáneo tanto al balance de blancos automático como a los presets de balance de blancos semiautomáticos (tungsteno, luz diurna, nublado, etc.).

Donde está el botón del balance de blancos

Botón de balance de blancos (WB) en cámara Nikon de formato completo

Otra opción es seleccionar un botón customizable (Fn, C, etc) para poder ajustar y cambiar rápidamente entre los tipos de ajuste del balance de blancos.

Independientemente de la marca, modelo o precio, los símbolos del balance de blancos son similares (bombilla incandescente, sol, nube, etc.) y muestran la temperatura de color Kelvin del balance de blancos (3200, 6500, 7500, etc.)

Balance de blancos en Photoshop y la edición

Ahora que hemos demostrado la importancia del balance de blancos, es hora de hablar sobre cómo ajustar el balance de blancos en photoshop y en la edición de tu imagen. A veces, cuando pones la teoría en práctica, es posible que los tonos de tu imagen no sean los que esperabas. Por suerte, cambiar el balance de blancos en Lightroom y Photoshop (o cualquier otro software de edición) se puede lograr utilizando varios métodos rápidos y fáciles.

Balance de blancos en archivos RAW y JPEG

Si disparas en RAW, el balance de blancos es uno de los pocos ajustes que puedes cambiar completamente en procesado sin afectar a la calidad o la nitidez de tu imagen, algo que no es posible cuando hacemos otros ajustes como sucede con la exposición.

Los ajustes de balance de blancos en archivos RAW son mucho más flexibles que el balance de blancos en JPEG. Esta es una de las razones para fotografiar en RAW de las que ya hablamos en nuestro artículo sobre 25 consejos para fotógrafos principiantes.

Cómo cambiar el balance de blancos en Lightroom

Cambiar el balance de blancos en Lightroom es muy sencillo y puedes hacerlo desde el panel básico en el módulo de desarrollo. Existen tres formas diferentes de ajustar el balance de blancos en Lightroom:

  1. Usando los presets del balance de blancos en Lightroom: Al igual que los modos semiautomáticos del balance de blancos en la cámara, Lightroom ofrece diferentes presets para ajustar la temperatura de color como tungsteno, nublado, luz diurna, etc.
  1. Manualmente con los ajustes de Matiz y Temperatura: Esta es la forma más fácil de ajustar manualmente el balance de blancos en Lightroom. Simplemente mueve los ajustes de matiz y temperatura acorde a tus objetivos.
  1. Uso del cuentagotas: Esta es la forma más precisa de ajustar el balance de blancos en Lightroom. Una vez que selecciones la herramienta cuentagotas en el lado izquierdo de los ajustes de temperatura/matiz, Lightroom abrirá un mosaico con diferentes colores para que puedas elegir un gris neutro. Una vez hecho esto, LR ajustará automáticamente tu balance de blancos, y después podrás seguir ajustando el balance de blancos de forma manual si fuera necesario.
Balance de blancos en Lightroom

Ajustes de balance de blancos en Lightroom

Cómo cambiar el balance de blancos en Photoshop

Ajustar el balance de blancos en Photoshop se puede hacer de varias formas diferentes:

    • Usando Adobe Camera Raw: ACR utiliza el mismo motor de software que Lightroom, por lo que puedes aplicar el mismo proceso que hemos visto antes para cambiar el balance de blancos en Lightroom. Simplemente ten en cuenta que algunos ajustes, como el cuentagotas, se encuentran en lugares diferentes.
    • Con una capa de ajuste de balance de color: Esta es una manera fácil de ajustar el balance de blancos en Photoshop. Con este ajuste, puedes equilibrar tu balance de blancos compensando los canales RGB principales con los colores opuestos.
    • Mediente curvas o niveles: Este método es un poco más complejo que el anterior. Al ir a imagen → ajustes → curvas o niveles, tienes diferentes cuentagotas para configurar el punto blanco, gris y negro de tu imagen. Photoshop ajustará automáticamente el balance de blancos, y después podrás ajustar tu balance de blancos utilizando las curvas o el ajuste de niveles.
Ajustes de balance de blancos en Photoshop

Ajuste de balance de blancos en Photoshop con curvas

¿Qué balance de blancos debería usar? Uso creativo del balance de blancos en fotografía

Decidir qué balance de blancos usar es esencial, no solo para conseguir la precisión de los colores sino también para crear un concepto artístico que tengamos en mente.

La importancia del balance de blancos va más allá de una simple corrección de color. No existe un balance de blancos artísticamente incorrecto porque la fotografía no siempre se basa en mostrar los colores que hay realmente en la escena. Por ejemplo, en lugar de elegir un balance de blancos «correcto», un fotógrafo de paisaje puede decidir que un cielo al atardecer necesita más calor o un día nublado tonos más fríos para crear una imagen con más ambiente y una atmósfera más atractiva.

Que balance de blancos usar en fotografia

Balance de blancos frío para crear sensación de frío, misterio y atmósfera

Un fotógrafo de viajes o documental puede querer capturar la luz de un lugar que está a la sombra de una manera que no sería posible con el balance de blancos de luz de día. El mejor balance de blancos en fotografía es siempre el que ayuda a los espectadores a comprender tu intención como artista.

Decidir qué balance de blancos debes usar depende de tu estilo. Muchos fotógrafos están mucho más interesados ​​en su visión artística que en capturar imágenes 100% realistas. Por supuesto, existen excepciones como aquellos tipos de fotografía donde una representación fideligna de los colores reales es necesaria, como sucede en las imágenes de producto o de moda como ya mencionamos anteriormente.

Ejemplos del balance de blancos en fotografía

Si todavía tienes dudas sobre la temperatura del color y el balance de blancos, debajo tienes algunos ejemplos de balance de blancos en fotografía para ver de forma práctica todo lo que hemos comentado hasta ahora.

Ejemplo de balance de blancos – fotografía de paisaje

Al hacer fotografía de paisaje o cualquier otro género durante el día, el balance de blancos automático funciona bien la mayor parte del tiempo. En el ejemplo de balance de blancos de abajo, puedes ver como el balance de blancos automático capturó la escena con tonos cálidos y fríos de forma precisa.

Ejemplo de balance de blancos: fotografía nocturna

Al fotografiar de noche no puedes confiar en el balance de blancos automático, especialmente si hay luces externas como farolas, contaminación lumínica o una luz de luna muy fuerte. En el siguiente ejemplo de balance de blancos, el ajuste automático de WB muestra una fuerte dominante de color cálido (nublado) ya que las nubes que pasaban absorbían el color cálido de la contaminación lumínica. Para solucionar esto, configuré el balance de blancos manual a 3400 Kelvin.

Si estás interesado en este tema, aquí puedes aprender cómo fotografiar la Vía Láctea.

Ejemplo de balance de blancos: fotografía con luces externas

Para este ejemplo de balance de blancos con luces externas, he escogido esta escena de Auroras Boreales ya que es una de las formas más fáciles de comprender el balance de blancos en fotografía.

Como puedes ver, no solo estaba disparando con diferentes fuentes de luz y diferentes temperaturas de color, sino que también la temperatura de color de la aurora boreal no paraba de cambiar. Esta situación lumínica es todo un reto para el balance de blancos automático, que cambia el ajuste de tungsteno a nublado y a otras temperaturas de color en cuestión de segundos. Para solucionar esto, simplemente configuré el balance de blancos manual a 3500K ya que era la temperatura de color que mejor representaba el color real de Aurora.

Aquí te cuento otros ajustes necesarios para fotografiar Auroras Boreales.

Preguntas frecuentes sobre el balance de blancos

Debajo puedes ver algunas de las preguntas más típicas relacionadas con el balance de blancos en fotografía:

El balance de blancos es un ajuste que sirve para equilibrar la temperatura de color de una escena y evitar que haya alguna dominante de color.

El ojo y cerebro humano pueden equilibrar los tonos provenientes de diferentes fuentes de luz, pero las cámaras digitales capturan la escena sin poder filtrar dominantes de color. Si no ajustas el balance de blancos, tu fotografía puede acabar siendo demasiado cálida o fría y no representar la realidad.

El balance de blancos automático es perfecto en la mayoría de situaciones lumínicas. Cuando la fuente de luz es demasiado cálida, fría, o hay luces con temperaturas de color distintas, deberías cambiar a un balance de blancos semiautomático o manual.

Al seleccionar la temperatura de color (en grados Kelvin) podemos indicarle a la cámara como equilibrar el balance de blancos para una situación determinada. Si, por ejemplo, seleccionamos 3000 kelvin, la cámara hará un equilibrio añadiendo tonos fríos para compensar el tono cálido que tiene la luz ambiente.

El balance de blancos depende sobre todo de la escena que estés fotografiando y lo que quieras conseguir. Para ajustarlo en la cámara, selecciona el balance de blancos bien a través del menú (cámaras de iniciación) o mediente el botón de balance de blancos (cámaras avanzadas).

Dado que las condiciones lumínicas son muy diferentes al fotografiar de noche, necesitarás ajustar el balance de blancos de forma manual, normalmente compensando los tonos cálidos si hay luces externas seleccionando un número Kelvin más bajo.

 

Conclusión

Espero que esta guía sobre el balance de blancos en fotografía te haya ayudado a comprender no solo la definición del balance de blancos sino también la temperatura del color y cuándo usar el balance de blancos automático o el manual.

Si bien el balance de blancos automático es perfecto para una amplia gama de sujetos y escenarios, practicar con los modos de balance de blancos semiautomático y manual te ayudará a aprovecharlos al máximo cuando sea necesario. Saber dónde están estos ajustes en el cuerpo de tu cámara o en los menús es esencial para ajustar el mejor balance de blancos.

Recuerda que decidir cómo usar el balance de blancos depende no solo del sujeto, sino de la visión artística que tengas en mente. Algunos géneros, como la fotografía de paisaje, son más flexibles en cuanto a cómo podemos usar el balance de blancos. Otros, como la fotografía de producto, requieren ajustes de balance de blancos que capturen los colores de la forma más realista posible.

Por último, analiza e intenta comprender los ejemplos de balance de blancos que hemos visto para conseguir los colores que quieres o necesitas en tus fotografías. La práctica hace al maestro, por lo que mi consejo final es que salgas a fotografiar en tantos entornos de luz diferentes como puedas para ver cómo cambia la temperatura de color de la imagen dependiendo de la configuración del balance de blancos.

Si todavía hay aspectos del balance de blancos en fotografía que no están claros, no dudes en dejar un comentario y estaré encantado de ayudarte. Además, no te olvides de que puedes aprender mucha más fotografía en mi curso gratuito en PDF.

¡Buenas fotos!

Comparte con tus amigos










Enviar

COFUNDADOR Y GUÍA DE VIAJES FOTOGRÁFICOS

Dan es un fotógrafo profesional de naturaleza y paisajes, formador y cofundador de Capture the Atlas. Aunque vive en Filadelfia, EE.UU. pasa largas temporadas explorando y fotografiando nuevas localizaciones alrededor del mundo.

Su gran pasión, además de fotografiar la Vía Láctea, Auroras Boreales y cualquier paisaje que le transmite emociones, es liderar viajes fotograficos en algunos de los lugares más remotos del planeta.

Puedes conocer un poco mejor a Dan aquí.

No te pierdas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.